¿QUÉ SON LAS DEMENCIAS?

¿Qué son las Demencias?

*Si prefieres escuchar este contenido puedes entrar en mi canal de Podcast y reproducirlo desde cualquier dispositivo electrónico.

Las demencias pertenecen a las patologías denominadas como Trastorno neurocognitivo Mayor (según el DSM V) Este concepto es lo que hace muchos años atrás se llamaba “demencia senil”.

La demencia es un síndrome adquirido,  un conjunto de síntomas que aparecen juntos y tiene consecuencias sobre la vida de la persona que lo padece y su entorno. 

Se caracteriza principalmente por un deterioro de las funciones neurocognitivas (como la memoria, la atención, orientación o lenguaje), también aparecen trastornos psicológicos y de la conducta y trastornos motores que conllevan a alteraciones de la funcionalidad o dificultad para realizar las actividades de la vida diaria.

Algunos de estos síntomas suelen confundirse, en su primer estadío, con consecuencias del envejecimiento normal pero se plantea el diagnóstico de demencia cuando afecta la funcionalidad del individuo, es decir, cuando la persona se vuelve incapaz de desenvolverse independientemente en la vida diaria.

El diagnóstico de demencia se determina a través de la historia y los antecedentes del paciente y su examen físico (imágenes, laboratorio, etc), también se debe confirmar por medio de pruebas cognitivas estandarizadas breves, que frecuentemente deben complementarse con una evaluación neuropsicológica. Y es muy importante la entrevista a un familiar, cuidador o persona cercana ya que es quien brindará la mayor información acerca del comportamiento diario de la persona. 

La demencia es un síndrome clínico y no una enfermedad específica. Múltiples enfermedades cerebrales, algunas de ellas reversibles, pueden causar demencia. Por esto es muy importante consultar a un profesional especializado para que el tratamiento sea adecuado según las especificidades de los síntomas. 

 

Entonces ¿Cuándo sería conveniente consultar?

Si bien las demencias son más frecuentes en personas de edad avanzada, no son una consecuencia inevitable del envejecimiento y afectan también a menores de 65 años. No existe la “demencia senil”, sino demencias que pueden ser causada por diferentes enfermedades y presentarse en mayores o menores de 65 años. (Ibañez, et. al., s.f., p. 19)

Suele suceder que quien consulta es el familiar, ya que comienza a observar olvidos recurrentes o cambios en la conducta. Y es este el momento indicado, cuando estos cambios afectan directamente la vida cotidiana de la persona o su entorno. El diagnóstico de las demencias es un diagnóstico diferencial en el que tenemos que ir desestimando diagnósticos posibles hasta llegar al acertado. Por lo que puede llevar un tiempo y estudios médicos hasta que se llegue al diagnóstico acertado.

 

Más que alzheimer

Recordemos que las demencias se adquieren debido a una enfermedad neurodegenerativa o por lesiones cerebrales, por esto cuando hablamos de demencia no solo nos referimos a la Enfermedad de Alzheimer, aunque es la causa de demencia más común.  

Según la etiología (origen de la enfermedad) las demencias se clasifican en 

  • Irreversibles y progresivas: Las más comunes son la Enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Pick, demencias frontotemporales y demencia por cuerpos de Lewy.
  • Secundarias o reversibles: Este tipo de demencia es tratable. Algunas de ellas pueden ser: demencia vascular; pseudodemencia depresiva; estados de confusión o delirium; deficiencias de vitaminas B6 o B12.
  • Demencias mediadas inmunológicamente: entre las principales enfermedades podemos nombrar a la esclerosis múltiple, la enfermedad celíaca y la sensibilidad al gluten no celíaca sin diagnosticar ni tratar o el lupus eritematoso sistémico.

 

¿Cuál es el tratamiento más eficaz?

El tratamiento más eficaz es aquel que se adecua a las necesidades de la persona, de cada persona en particular. Pensamos que cada persona es diferente, con su historia y sus recursos, por lo que no podemos generalizar. Si pensemos en generalidades del tratamiento que debe ser integral, personalizado y basado en un proceso:

  • Integral: Atención a la familia y cuidadores. Tratamiento farmacológico, musicoterapia, terapia ocupacional, kinesiología, estimulación cognitiva y todas aquellas propuestas que sean de interés para la persona. 
  • Personalizado: Historia personal y recursos del entorno de la persona.
  • Proceso: Evaluación, diagnóstico, tratamiento, seguimiento y cuidados a la persona con demencia y a sus cuidadores. 

IMPORTANTE: Siempre consultar con un médico o profesional especializado que sabrá guiarlos en este proceso.

¿Querés saber más sobre Musicoterapia y Alzheimer? Hacé click aqui

 

Referencias: 

  • Ibañez, A., Slachevsky, A. y Serrano, C.(s.f.) Manual de buenas prácticas para el diagnóstico de demencias. Fundación INECO.
  • Carretero, V., Muñano, C., Sanchez-Valladares, V. y Balbas Repila, A. (2011) Guía práctica para familiares enfermos de Alzheimer. Fundación de PwC.