SUNDOWNING O SÍNDROME DEL ATARDECER

SUNDOWNING  O SÍNDROME DEL ATARDECER

Si conoces alguna persona que padece la enfermedad de Alzheimer u otra demencia, es posible que notes cambios en su comportamiento al final de la tarde o a primera hora de la noche. Este es un fenómeno que se conoce como síndrome vespertino o sundowning.

Este síndrome se presenta como un conjunto de episodios psicológicos conductuales, donde sucede que las personas con demencia experimentan un aumento de confusión, ansiedad, agitación y principios de desorientación que se  acrecientan durante el atardecer. Este síndrome puede interrumpir el ciclo de sueño-vigilia del cuerpo, lo que causa más problemas de comportamiento al final del día. 

Para todos es común que al finalizar nuestra jornada laboral o a la noche solemos sentirnos más cansados, cuando el sol se esconde nuestro ánimo decae y nuestro “reloj biológico” nos advierte de que debemos dormir. Este proceso está relacionado con los ritmos circadianos y la melatonina. Ambos, la melatonina y los ritmos circadianos, están alterados por enfermedades neurológicas como la Enfermedad de Alzheimer, por esto es que sucede el sundowning.

La investigación ha considerado que estos factores explican la génesis de este síndrome. La disfunción del ritmo circadiano se perfila como el desencadenante biológico que precipita la ocurrencia de las manifestaciones de Sundowning, hay evidencia de que la Enfermedad de Alzheimer daña e interrumpe las zonas del cerebro que controlan los ritmos circadianos regulados por el núcleo supraquiasmático (NSQ). Investigadores apuntan que los ritmos son endógenos pero necesitan sincronizarse a los ciclos externos de luz – oscuridad, para que tengan una función adaptativa en los organismos.

La confusión y desorientación que padece la persona, la conduce a un estado de miedo y ansiedad que manifiesta como irritabilidad e ira y momentos de apatía y depresión.

Según la Alzheimer ‘s Association, las investigaciones indican que hasta el 20% de las personas con Alzheimer padecen el síndrome vespertino. Los cambios repentinos que pueden aparecer son los siguientes: 

  • cambios en el estado de ánimo
  • ansiedad
  • depresión
  • agitación
  • mayor energía
  • mayor confusión
  • alucinaciones
  • delirio

Consejos para sobrellevar los síntomas del Sundowning

1- Lo principal es la observación y si es posible llevar un registro escrito de las cosas que sucedieron durante el día. Para luego, si suceden algunos de estos cambios repentinos durante las últimas horas del día, saber cuál fue la causa de los mismos. 

Estar pendiente del cansancio y otras cosas que parecen estimular comportamientos de agitación. Las transiciones y actividades por la tarde que consideramos normales pueden producir ansiedad a la persona con demencia. Por ejemplo, ¿el hogar familiar se vuelve caótico y bullicioso cuando la gente regresa del trabajo a la casa? ¿En qué volumen se encuentra la tv o la radio? ¿Hay muchas conversaciones cruzadas a la hora de comer? 

2- Rutinas: Maximiza las actividades más temprano en el día y minimiza las siestas (especialmente si la persona no está durmiendo bien por las noches). Intenta evitar las tareas estresantes y complicadas al atardecer y por las noches. Mantén una rutina regular diaria.

3-El entorno. Demasiada estimulación sensorial puede causar ansiedad y confusión, lo cual empeora al cambiar la luz. Trata de minimizar el desorden y los estímulos visuales y auditivos en el dormitorio. Por la noche, prueba utilizar cortinas que impidan el paso de la luz, además de lámparas de noche con luz tenue para que la persona pueda desplazarse con seguridad.

4- Validar. No funcionará tratar de razonar con alguien en medio del síndrome vespertino. Intenta dar validez a los sentimientos de la  persona para hacerle saber que estás escuchando. Trata de desviarlo de pensamientos inquietantes y ansiedades redirigiendo su atención a sus actividades que le son placenteras.

5-Exposición a la luz. Si no es posible la exposición adecuada a la luz directa del sol, prueba utilizar luces brillantes en la habitación. A medida que oscurece afuera, aumenta la luz dentro del hogar.

Conclusiones finales

Lo importante de todo esto es poder mantener la capacidad de observación y de adaptación a la nueva circunstancia. Como siempre decimos esto tampoco es una receta porque cada persona es diferente, su entorno es diferente y las actividades que realiza también. Por esto las estrategias que realicemos pueden ser diferentes. De allí la observación particular.

Quizás algunas estrategias no funcionen, incluso los logros podrían ser temporales o intermitentes, pero lo que importa es poder reducir la ansiedad en la persona con demencia y en los cuidadores. 

Siempre consulta con un especialista acerca de estos cambios que puedas ir observando. 

Si crees que el contenido puede serle útil a alguna persona no dudes en compártelo.  

 

Bibliografía:

  • Moreno Toledo, A. (2007) Correlatos de incidencia del ocaso en estados anímicos, agitación y conducta agresiva en ancianos: Síndrome de Sundowning. https://www.alcmeon.com.ar/14/53/toledo-5.pdf
  • Llanes Alvares, C. et.al. (2019) Síndrome del ocaso o “sundowning”. https://www.saludcastillayleon.es/CAZamora/es/publicaciones/revista-nuevo-hospital-2019/nuevo-hospital-2019-febrero-xv-1/llanes-alvarez-c-pastor-hidalgo-t-monforte-porto-ja-san-rom.ficheros/1283514-Nuevo%20Hosp.2019%3BXV%281%29%2027-33.pdf

 

Saber más sobre Demencias y Musicoterapia aquí

O podes escuchar nuestros PODCAST  aquí